Una reflexión sobre la recurrente falta de profesionales TIC