En AQPE, uno de nuestros principales objetivos es diferenciar a los ingenieros más capacitados, y otorgarles el reconocimiento idóneo para revitalizar sus oportunidades profesionales al máximo. Pero, ¿cuáles son las competencias que evaluamos para conseguirlo? Veámoslo.

Área 1: Aplicación de los conocimientos en ingeniería 

1 – Análisis de problemas de Ingeniería:

Cuando un nuevo reto aparece en la vida de un ingeniero, sus capacidades analíticas son un aspecto esencial de cara a elaborar un planteamiento inicial acorde con las necesidades del proyecto. Esta competencia debe estar claramente reforzada en cualquier ingeniero profesional, para asegurar un desarrollo óptimo de las actividades que se deban llevar a cabo.

2 – Diseño de soluciones 

Después de analizar debidamente cada reto, un ingeniero profesional debe ser capaz de diseñar la mejor solución para cada uno de ellos. Esta competencia representa el core del trabajo de los ingenieros, ya que un correcto planteamiento de las tareas necesarias a ejecutar en cada proyecto marca el camino hacia la consecución final de los objetivos planteados.

Área 2: Aplicación práctica de los conocimientos en ingeniería

3 – Implementación 

Además de analizar los retos del proyecto y diseñar las soluciones adecuadas para él, el ingeniero debe saber gestionar todos los elementos necesarios para que el desarrollo de la actividad se lleve a cabo de la forma adecuada. Una correcta distribución del trabajo hacia los miembros del equipo repercutirá en una dinámica de trabajo fluida, y minimizará los posibles obstáculos que puedan surgir en el camino.

Área 3: Gestión y liderazgo

4 – Planificación 

A la hora de diseñar las soluciones para sus proyectos, el ingeniero debe pensar de antemano en cada uno de los pasos necesarios para su desarrollo. Una planificación clara facilitará no sólo su trabajo, si no el de todas las personas implicadas. Por ello, desde AQPE consideramos que un Professional Engineer ha de ser competente a la hora de ejecutar sus proyectos, para que sus mejores ideas se puedan llevar a la realidad de la forma más eficiente posible. 

5 – Gestión de recursos 

El desarrollo de un proyecto de ingeniería implica multitud de variables a tener en cuenta, pero la gestión de los recursos es sin duda una de las más importantes. Un ingeniero profesional debe acotar sus acciones, buscando respetar siempre el presupuesto inicial acordado junto al cliente. Además, debe preocuparse desde el primer momento de contar con todos los elementos necesarios para su consecución, sabiendo cómo usar cada uno de ellos en la situación adecuada.

6 – Liderazgo 

Un Professional Engineer analiza, diseña, planifica, e implementa las soluciones para cada proyecto, y además lidera cada actividad con determinación. Tiene claras sus ideas, y sabe cómo llevarlas a cabo. Trabaja por inculcar un espíritu colaborativo a los miembros de su equipo, además de aprovechar sus fortalezas individuales para sacar a la luz lo mejor de cada uno de ellos. 

7 – Mejora Continua 

La palabra japonesa “Kaizen”, escrita con los caracteres Kai (cambio) y Zen (mejor), da nombre al objetivo vital de los profesionales nipones: no conformarse nunca con su estado actual, y avanzar cada día en un proceso de mejora continua. De igual manera, todos los ingenieros profesionales han mostrado su voluntad de adoptar el “Kaizen” como estilo de vida. 

Área 4: Habilidades interpersonales

8 – Comunicación 

Después de haber desarrollado el proyecto con éxito, un Professional Engineer cuenta con la confianza y el know-how necesario para comunicar los objetivos logrados al cliente, y a todos los partners implicados en el plan. A su vez, saber trasladar las peticiones al equipo de trabajo durante su progreso, y procurar que siempre exista un ambiente de trabajo óptimo para llevar a cabo las actividades necesarias, son competencias imprescindibles a la hora de avanzar en su trabajo.

Área 5: Implicaciones sociales de la ingeniería

9 – Compromiso profesional 

Un ingeniero profesional se implica al máximo en cada uno de sus proyectos, desde el análisis y el diseño de las soluciones hasta su conclusión, pasando por todas las etapas necesarias para la consecución de los objetivos planteados inicialmente. Todas las personas implicadas saben que pueden contar con él o ella ante cualquier circunstancia, recibiendo siempre una respuesta receptiva y con voluntad colaborativa. 

10 – Seguridad y Medio Ambiente

Por último, consideramos esencial que la sostenibilidad sea un valor implícito en todas las acciones que lleve a cabo un ingeniero. El cuidado de los emplazamientos en los cuales realiza sus proyectos, el uso de métodos de producción que hagan uso de energías renovables, o la gestión adecuada de los residuos generados, son algunas de las acciones que los ingenieros profesionales llevan a cabo a diario.

Desde AQPE, creemos que un ingeniero con todas estas competencias merece sin duda ser llamado Professional Engineer.

Si deseas más información sobre la certificación, no dudes en contactar con nosotros aquí.